María Estrella de la Mañana | POEMAS
940
page-template-default,page,page-id-940,page-child,parent-pageid-547,ajax_leftright,page_not_loaded,boxed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

POEMAS

LA FUENTE

Cuando de la fuente

Mana el agua pura.

Reflejando la luz del sol, de la luna,

Bebo las estrellas al beber en ella.

 

Cuando de la roca

Fluye el agua limpia.

Despiértase mi sed de su virginidad.

Entro en tu llaga, me baño en ella.

 

Cuando de tus labios

Sale la palabra

Llena de misterio en tu voz callada

Es contra tu boca que pongo mi pena.

 

El sosiego de tu aliento, mi herida.

Oh beso de fuego que me enamora

Rocío del cielo, casta maternidad.

Muérese mi muerte, náceme la vida

Cuando de la fuente

Mana el agua pura. 

Itinerario en versos I

paloma-miaIMPERCEPTIBLE

La Luz, que nadie conoció,

La Luz, más allá del tiempo,

La luz, oculta al mundo,

Brilla, ¡la vi en tus ojos!

 

Amor, que siempre perseguí,

Amor, bajado del cielo,

Amor, infinitamente,

Vida, inefable rostro.

 

Eres, a nada comparable.

Eres, y te reconocí.

Eres, fuente inagotable.

Te das, hermoso tesoro.

 

La paz, en la cual descanso,

La paz, plenitud y gozo,

La paz, la que siempre soñé,

Fluye, divino venero

 

Libre, libertad inefable,

Libre, más aún que el viento,

Libre, quiero adorarte,

Sin fin, corazón volando.

TE ESCRIBIRÉ UNA CARTA DE AMOR

Te escribiré una carta de amor.

Te escribiré perdido desde el exilio.

Sin tinta, sin papel, solo mis días y noches,

Te escribiré con letras de sangre.

 

Te cantaré un canto de gratitud.

Será mi voz la voz del universo,

Del ruiseñor, de la brisa y del niño, de los ríos y el fragor del mar,

Pondré en mi voz, un poco de tu voz.

 

Te escribiré una carta sin igual,

La escribiré con la niña de mis ojos,

En una mirada tan prendada de ti,

Se grabará en el cielo y en la tierra.

 

Te hablaré con palabras calladas

Llenas de ti, de tu hermosura,

Llamas vivas, humareda de fuego

Para clamar todo lo que no sé.

 

Te escribiré en código secreto,

Aquel idioma de los querubines,

De las galaxias y de los ángeles

De los locos, los locos de amor.

 

Te la mandaré en un sobre sellado

Te la enviaré como botella al mar,

Por la gaviota, quizás una paloma,

O la tórtola de mi sacrificio.

 

Tú la abrirás rompiendo el cristal.

La leerás escrita en el viento.

En mi soledad vendrás a buscarme,

Seré uno con mi carta de amor.

Itinerario en versos II