María Estrella de la Mañana | YOM KIPUR
338
page-template-default,page,page-id-338,page-child,parent-pageid-64,ajax_leftright,page_not_loaded,boxed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Yom Kipur-Día del Gran Perdón

¡Un increíble signo de Reparación

en la Sinagoga Santa María la Blanca de Toledo!

El domingo 1 de octubre 2017 a las 19.30h en la sinagoga Santa María la Blanca un grupo de consagrados, católicos, miembros de La fraternidad María Estrella de la Mañana celebrarán la vigilia de oración por la fiesta judía del yom kipur, en signo de unidad y amor a Israel.

La entrada es gratuita, la celebración dura unos 45 minutos, el hermano Abraham cantará el canto del Kol Nidré, los hermanos recitarán las letanías de perdón y acompañarán la oración con cantos en hebreo y castellano, al son de instrumentos. Es una celebración grave pero al mismo tiempo llena de gozo y alegría que viene de la confianza en Dios, que guía nuestros caminos para el bien. Lo que los hermanos reflejarán en la danza final al son del Shofar.

En general, los asistentes suelen salir contagiados de este gozo, algunos incluso se suman a la Hora (danza típica de Israel). Participan todos aquellos que lo desean, Israelies que visitan la ciudad, turistas, gente de Madrid y toledanos, sacerdotes y religiosas. Algunos vienen de muy lejos, especialmente para la ocasión, otros vuelven pues han vivido un momento de paz y de alegría espiritual. En cierta ocasión nos han honrado eminentes miembros de la comunidad Judía, como p. e. la comunidad judía de Valencia e incluso el Embajador de Israel.

Las fiestas de otoño

            El Yom ha Kipurim se inserta en el ciclo de las fiestas de otoño, 10 días después del Rosh ha Shanah-el año nuevo del calendario Judío que conmemora la creación de Adán, este año 5777.

Rosh ha Shanah-el año nuevo es el día en el que, según la Tradición, todos los hombres se presentan ante El Rey de Reyes de los Reyes con sus buenas y malas acciones. Durante los 10 días siguientes llamdos Yamim hanoraím-días tremendos, los hombres se disponen por medio de un profundo examen de conciencia que junto a la penitencia ayuda a volver-Teshuvah para vivir una verdadera conversión. Por ello, los judíos se suelen desear jatimah tovah­-“Que el Señor te conceda su sello favorable en el Libro de Vida” pues es el 10 de Tishri, el Yom Kipur-día de la expiación, cuando el Libro queda sellado.

Tres días después, del ayuno de Kipur, la fiesta toma una amplitud de 8 días más: en las solemnidades de Sukkot y Yom ha-shohevah, donde hombres y mujeres, ancianos y niños construyen cabañas, cantan, bailan, y actualizan la dependencia a la providencia de Dios, su protección durante los 40 años de Exodo en el Desierto, la acogida de los santos huéspedes-Ushpizim las cuatro especies etc… culmina en una explosión de alegría por Simja Torah-la Alegría de la Torah, en la que el Arak toma un cierto protagonismo para la embriaguez.

Sentido de la fiesta.

 

Esta fiesta proclama la conversión-Teshuvah, no según criterios subjetivos sino gracias al don de la Torah dada por Dios a su pueblo elegido, una ley que libera al hombre y hace posible la verdadera relación de amor con Dios y con el prójimo.      

Cuando existía el Templo de Jerusalem, era el único día en el que el Sumo Sacerdote entraba en el Santo de los Santos el día del Yom Kipur, y pronunciaba el nombre sagrado de 42 letras, dotado de la virtud de sanar la terrible enfermedad del pecado y curar sus estragos.

El Sumo Sacerdote echaba las suertes sobre los dos chivos que le estaban presentados. Imponía las manos en signo de expiación sobre aquel que estaba destinado a Azazel-el demonio, mientras que el otro chivo sería ofrecido al Señor sobre el altar.

Desde el año 70, con la destrucción del templo, es el rito sinagogal que asume este oficio por el ayuno, las oraciones y las obras de misericordia.

El bellísimo canto del Kol Nidré pide que no se tengan en cuenta las promesas realizadas bajo, el miedo la coacción, conmemorando la época de las conversiones forzadas.

El sonido del shofar habla del tiempo en el que el hombre era íntegro, su quebranto por la caída y la promesa de su restauración.

El tema de la culpabilidad y de la conversión ha originado mucha literatura, relatos y cuentos populares. Se dice p.e. que “Antes de la creación del mundo Dios había preparado ya el arrepentimiento”.

La Tradición dice que “El Satán con su aguja de “verdad” introduce bobinas de hilos de mentira”, pero el Santo Bendito Sea Él dice también: “Abridme una puerta del tamaño de una aguja y haré pasar carros de perdón y misericordia“.

El Santo Zohar dice, sin embargo, que “a la elevación alcanzada por un baal tshuvah-penitente, no llega un justo perfecto”. El sonido del Shofar tiene la función de abrir las llagas producidas por el pecado infundiendo temor y humildad necesarios para acoger de nuevo, la verdad, bajo una mirada, no de condena sino de amor, perdón, vida y santidad gracias al poder del arrepentimiento.

Hoy el templo está destruido, pero queda la asamblea de aquellos hombres de buena voluntad que forman el templo vivo. Ojalá esta vigilia que actualiza este momento único en esta bella sinagoga de Santa María la Blanca sirva de Tikún-reparación, acto de amor gratuito y, si es la voluntad de Hachem, propicie pronto el retorno de sus hijos a la Jerusalem de Sefarad-Toledo.

Las puertas del cielo a veces están abiertas, otras veces cerradas, pero para las lágrimas de contricción de un corazón que sufre, las puertas del cielo siempre permanecen abiertas.

La Fraternidad María Estrella de la Mañana tiene por vocación ser puente y ofrenda en reparación por todas las divisiones y de manera particular entre la Iglesia e Israel.

Las vigilias no pretenden ser una mezcla ni  sincretismo. Sólo desde una clara identidad puede haber una relación de alternidad fecunda. Por eso la Fraternidad a través de estos signos concretos vive su vocación de ofrenda en reparación por todas las divisiones y especialmente entre la Iglesia e Israel. La reparación-Tikun, adquiere un carácter de consuelo cuando está vivida en el amor gratuito a Israel, especialmente en un lugar tan emblemático y bello como esta Sinagoga. Sólo el amor puede hacer florecer y dar fruto, es el mandato del Señor en los profetas: “consolad consolad a mi pueblo

            Les esperamos pues deseándoles:

 

¡Jag Sameaj y Jatima tovah!

¡Feliz fiesta y que puedas tener un sello benevolente en el Libro de la Vida!