María Estrella de la Mañana | FORMA DE VIDA
70
page-template-default,page,page-id-70,page-child,parent-pageid-31,ajax_leftright,page_not_loaded,boxed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

FORMA DE VIDA

oficio-Villamiel

Tenemos un ritmo de vida monástico, alimentados por la Eucaristía, el Oficio Divino cantado en comunidad y la adoración del Santísimo.

Los hermanos se consagran por medio de los clásicos votos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

La castidad, que es la voluntad de desterrar todo egoísmo en la relación, toda búsqueda de sí mismo, toda voluntad de satisfacer el ego y sus sentidos desordenados. (regla de vida, 50)

El verdadero espíritu de pobreza, es el que elige no proveer por sí mismo si no depender totalmente de Dios en una impotencia voluntaria. (regla de vida 10)

La obediencia se vuelve posible en plenitud, pues es a Dios a quien obedecemos obedeciendo a la Iglesia, al superior, al hermano, sabiendo que si lo vivimos así, la obediencia no nos puede alienar, sino que será la herramienta indispensable a la purificación y a la muerte del yo. (regla de vida 51)